PREMIO POP EYE A LAS ARTES PLÁSTICAS 2018

GUILLERMO PÉREZ VILLALTA

Guillermo Pérez Villalta (Tarifa, 1948), uno de los representantes de la Nueva Figuración Madrileña de los años 70 y 80 y Premio Nacional de Artes Plásticas 1985, fue uno de los pintores más representativos de lo que se conoció como Movida Madrileña.

Frente a los valores de cierta la modernidad abstracta (autenticidad de los materiales y pureza formal), la pintura de Villalta es de naturaleza totalmente narrativa, como se aprecia en dos obras suyas muy significativas, en el Museo Reina Sofía de Madrid: Grupo de personas en un atrio (1975-76) y Gente a la salida de un concierto de rock (1979). Otras a destacar son: La pintura como vellocino de oro (1981-82), Sansón y Dalila o el triunfo de Venecia (1981), Historia Natural (1987) y Santuario (1996). Su interés por temas mitológicos y religiosos (presentados con una audacia casi irreverente) le distingue de la corriente mayoritaria de la pintura actual; en 1982 diseñó una baraja española donde sustituyó las figuras habituales por dioses y santos desnudos. El Rey de Oros era una fusión de Cristo y Baco.

Es un artista fiel al estudio de la tradición, con tendencia a una ornamentación abigarrada y a una exuberancia que inspira optimismo (o nostalgia por un pasado idealizado).

Defensor de la belleza como disfrute y como «necesaria para vivir», Pérez Villalta no oculta su afán por lo ornamental (en oposición al arte minimalista) y aunque a veces sea provocador y roce el escándalo, sigue métodos de diseño y producción tradicionales: múltiples bocetos, técnica depurada de lenta ejecución… Acusa influencias dispares y se confiesa admirador no sólo de maestros antiguos, sino también de Giorgio de Chirico, Marcel Duchamp y Dalí.